Index Mapa del Sitio Búsqueda Avanzada
search engine by freefind

Mi amigo Luis Maria Córdoba, entre otros inteligentes comentarios hace unos años me advirtió acerca de la existencia del peruano Pedro Paulet Mostajo.- Busqué un poco por allá y por acá, y esto es lo que averigüé: es asombroso.- Agradezco también al biógrafo de Paulet, el Sr. Alvaro Mejía.-

Pedro Paulet Mostajo: El Visionario Peruano 

En 1895, Pedro Paulet Mostajo -un peruano que estudiaba en Francia- diseñó un motor a reacción llamado "Girándula Motriz".- Este motor funcionaba mediante la combustión de una mezcla de gasolina y peróxido de nitrógeno.- En 1902 diseñó su "avión torpedo" propulsado por una batería de cohetes, montados en un ala pivotante que le permitía despegues verticales, después de lo cual giraban hacia atrás para impulsarlo en vuelo horizontal.- Esto fue proyectado por Paulet al menos cincuenta o sesenta años antes del diseño de los primeros aviones V-STOL de uso práctico, como el Harrier británico.-

Existen autores que afirman que el alemán Werner Von Braun, inventor de las famosas V-2 y que después dirigiría gran parte de las tareas vinculadas a las plantas impulsoras del proyecto Apollo, en sus comienzos utilizó estudios de Paulet para desarrollar sus cohetes.-

Pedro Paulet Mostajo. 
(Según su hija Megan, no está muy parecido en este retrato.-Información suministrada al biografo de Paulet Mostajo, Sr. Alvaro Mejía, Perú)
Pedro Paulet luciendo su uniforme civil diplomático
(Imágen suministrada por su hija Megan al biografo de su padre, el sr. Alvaro Mejía, Perú)

Un latinoamericano del Perú, don Pedro Paulet Mostajo, fue uno de los pioneros de la era espacial. Tal y como algunos brillantes sabios renacentistas, Paulet fue un multidisciplinario trabajador, destacándose como escritor, periodista, arquitecto, ingeniero, mecánico, químico, economista, geógrafo, escultor y diplomático; e inclusive fue un inventor visionario.

Don Pedro Paulet Mostajo nació en Tiabaya, Arequipa (Perú), el 2 de julio de 1874. Sus padres fueron Pedro Paulet y Antonia Mostajo y Quiroz. No había cumplido aún los 12 años cuando comenzó a construír sus propios sencillos cohetes. Cuando lograba conseguir cohetes hogareños (de juegos artificiales), los ataba fuertemente con cuerdas de cáñamo y les añadía redes cargadas con piedras o pedazos de metal, para definir la correlación del explosivo con el peso y determinar así la propulsión y la velocidad de cada "artefacto". A los 17 años ingresó a la Universidad San Agustín y se matriculó en la facultad de letras y en la de ciencias; egresó de ambas con el grado de bachiller. El gobierno peruano del presidente Morales Bermúdez (período de 1890 a 1894) le otorgó una beca para proseguir sus estudios en París, donde se matriculó en la Sorbona para estudiar ingeniería y arquitectura; al término de su carrera como arquitecto se desempeñó como corresponsal de los diarios franceses Le Fígaro y La Petite Republique, ocupación que le permitió viajar a Europa, África y Asía Menor. Paulet dedicó toda su carrera universitaria en Francia a estudiar diversos tipos de explosivos, algo muy comprensible en aquellos años tan cercanos a los logros de Alfred Nobel (desaparecido en 1896). En base a sus estudios mecánicos y químicos, Paulet se relacionó con el célebre Marcelin Berthelot, un químico y humanista francés cuyo pensamiento y trabajo influyeron sobradamente en la química de fines del siglo XIX; también tuvo trato con Pierre y Marie Curie, descubridores del polonio y el radio y con otros ilustres científicos de la época.

La Girándula:

Había un concepto que quitaba el sueño a Paulet: la Tercera Ley de Newton, la acción y reacción, y sus más grandes deseos estaban en torno de diseñar una máquina que aprovechara esos principios. Con tesón y esfuerzo esa máquina se fue haciendo real, ya que durante su estancia en París inventó la "girándula", una rueda provista de cohetes alimentados por tubos unidos a los radios de esa rueda, a través de los cuales la mezcla de combustible (un derivado del ácido pícrico de gran volatilidad) llega desde una especie de carburador fijo colocado cerca del eje, el cual está provisto de agujeros por donde ingresa la mezcla explosiva y es dirigida a dichos tubos cada vez que su boquilla pasa frente a cada agujero.

Contemporáneamente al diseño de la "Girándula", una explosión e incendio originados en su laboratorio parisino generaron gran alarma; en el accidente, Paulet sufrió la perforación de un tímpano y lo obligó a suspender temporalmente los ensayos. A partir de allí trabajó en lugares desiertos, actuando en forma casi clandestina para evitar problemas con la policía francesa, muy susceptible a raíz de los atentados anarquistas de aquella época. En medio de esos experimentos llegó a la conclusión -al igual que Tsiolkowsky en Rusia- que el propulsor más conveniente para el motor de su invención debía ser un combustible líquido, por una lógica cuestión de densidades y maleabilidad.


La "girándula", rueda de bicicleta que sirvió al experimento.

El motor a reacción

En 1900 el gobierno peruano lo nombró Adjunto al Comisariato de la Exposición Universal de París; esto le permitió diseñar y construir el pabellón peruano, lo que le vale una condecoración del gobierno francés como Oficial de Instrucción Pública. Seis meses después inicia su carrera diplomática como Canciller del Consulado peruano en París.

Después de muchos ensayos y cálculos, Paulet comienza a diseñar su primer motor a reacción. Su proyecto más nítido en cuanto a motores fue hecho con una aleación de acero vanadio -hoy de uso común en herramientas, entonces una novedad.- Este motor no poseía el hoy clásico diseño que combina una cámara de combustión con una tobera convergente / divergente (tobera De Laval), pero aún así se trató de un muy novedoso ingenio. El diseño de Paulet consistió en una combinación de cámara de combustión / tobera cónica de unos diez centímetros de diámetro en la base; en la parte superior de la cámara de combustión se introducen -por conductos opuestos y provistos de válvulas antirretorno con resortes- "peróxido de ázoe por un lado, y bencina de petróleo por el otro", tal como el propio Paulet relatara en 1927. Probablemente Paulet habría diseñado algún sistema de presurización gaseosa para obligar al combustible y al comburente a ingresar a la cámara de combustión.

El primer experimento del motor cohete fue reconstruido por James E. Wyld en 1946, utilizando como base la descripción escrita del inventor; en el diseño original existía un dinamómetro en la parte superior, con el que se podía medir aproximadamente la fuerza ascencional del motor cohete.



Motor Paulet de combustible líquido - Reconstrucción esquemática de Wyld, 1946
La chispa eléctrica de una bujía -colocada a media altura en el interior del motor cohete y parecida a la de los automóviles actuales- producía el encendido de la mezcla de combustible y oxidante. Este motor era de pulso; según Paulet relatara "... los resultados de tales experiencias fueron de lo más satisfactorios. Un sólo cohete de dos kilos y medio de peso, y con unas 300 explosiones por minuto, no sólo pudo mantenerse en constante empuje contra el dinamómetro, que llegó a marcar hasta 90 kilos de presión, sino que funcionó sin deformarse cerca de una hora. En tales condiciones, no era, pues, aventurado prever que, disponiendo de dos baterías de dos cohetes cada una, para accionar una, mientras la otra descansaba, habría sido posible levantar varias toneladas". En esta descripción Paulet propone otro nuevo concepto: el racimo ("cluster") de cohetes.

El avión torpedo

Todas las imágenes pertenecen a una maqueta que posee el Museo de la Fuerza Aerea Peruana

En 1902 Paulet se trasladó a Bélgica y diseñó allí su "Avión Torpedo", mientras buscaba financiamiento para sus proyectos. A menudo, Paulet también se refería a este diseño como el "Autobólido".

Esta máquina posee un ala del tipo delta, con bordes de ataque curvos y en forma de punta de flecha; en la base del ala y alojadas a cada lado de la cabina del eventual "astronauta" o "aviador" están dispuestas doce baterías conformadas por tres cohetes cada una; es decir, un racimo de 36 cohetes en total. La orientación de ese conjunto determinaría la dirección de la nave: el ala delta estaba diseñada para ser colocada en diferentes ángulos, tal como hoy en día lo hacen los aviones "Harrier" británicos al orientar la reacción de sus toberas, un concepto adelantado por Paulet en unos sesenta años. Así, la elevación vertical se conseguiría al dirigir la punta del ala hacia arriba y la eventual permanencia sobre un objeto dado se obtendría al dirigir la punta hacia el cenit y graduando los racimos de cohetes para que equilibren la fuerza de la gravedad.

Animación - Vista Lateral del avión torpedo de Pedro Paulet: 

El ala delta de la aeronave estaba diseñada para ser colocada en diferentes ángulos para su vuelo vertical u horizontal; como hoy en día lo hacen los aviones "Harrier".

El avión torpedo fue diseñado para navegar en el espacio sideral, donde no existe el aire ni hacen falta hélices ni planeadores. Lamentablemente, el "avión torpedo" no obtuvo financiamiento y el motor se perdió... Paulet regresó a Lima en 1935, después de 25 años de estancia europea; entre sus muchas ocupaciones profesionales, buscó apoyo económico en el Ministerio de Aviación para construir su avión torpedo y su motor a reacción, pero no logró resultados. Con el fin de obtener sustento económico, en 1936 proporcionó la documentación completa de todos sus trabajos -incluyendo diagramas originales del motor a reacción y de su avión torpedo- a la Embajada de Inglaterra en Lima, donde le prometieron que sus ideas serían enviadas a Londres para ser estudiadas, pero no logró tampoco allí ninguna fuente de financiamiento para solventar sus ideas.

Planos del Avión Torpedo


Dibujos firmados por Paulet en 1902 en Amberes, ciudad en la que vivió cuando fue nombrado cónsul de Perú en Bélgica en 1902.

En 1941, el gobierno peruano lo destinó a Buenos Aires y él, antes de partir, encargó a Héctor -su hijo mayor, casado con una mujer de nacionalidad japonesa- el cuidado del motor que tanto lo había desvelado. Pocos meses después y ya en medio de la Segunda Guerra Mundial, Perú rompió relaciones con Japón y todos los súbditos japoneses debían abandonar el país. Antes de viajar a Oriente acompañando a su esposa, Héctor Paulet guardó el motor en un lugar que él supuso seguro, pero todo el equipo terminó abandonado en un depósito de materiales y el modelo original del invento se perdió.

Existen indicios acerca de que Henry Ford y la Sociedad Astronáutica Alemana le efectuaron a Paulet tentadoras ofertas para comprarle sus ideas o compartir sus proyectos. Paulet rechazó ambos ofrecimientos en espera de mejores épocas para su nación. En 1944 se enteró por informaciones periodísticas que Frank Whittle, en Londres, había logrado hacer realidad el vuelo a bordo de un avión sin hélices, impulsado por un motor a reacción; si bien Paulet pareció alegrarse porque ese acontecimiento aparentaba confirmar sus teorías y experimentos, en realidad el éxito en un país ajeno al suyo le causó gran desazón.

Un año después, mientras se desempeñaba como Consejero General de la Embajada del Perú en Buenos Aires, donde había participado como co-fundador de la Cámara de Comercio Peruano-Argentina, el gobierno de su país decidió jubilarlo por límite de edad. Paulet falleció en 1945 en Buenos Aires; se dice que esto ocurrió mientras él sostenía la carta de licencia de su gobierno entre sus manos.

Si bien existen trabajos que pueden poner en duda algunos de los logros atribuidos a Paulet, también existen testimonios de indudable peso en su favor. El escritor ruso Alexander Boris Scherschevsky, en su obra "El cohete para transporte y vuelo" (publicada en Berlín en 1929, "Die Rakete für Fahrt und Flug ") dice que "... el advenimiento de la era espacial se hizo realidad con el desarrollo del motor a propulsión y de la nave espacial diseñada y construida por el peruano Pedro Paulet entre 1899 y 1903". El propio Werner Von Braun dijo que "Pedro Paulet, (...) estando en París, experimentó con un pequeño motor (...) y logró generar un centenar de kilogramos de fuerza. Por ello Paulet debe ser considerado el pionero del motor cohete de combustible líquido". En su libro "Historia de la cohetería y de los viajes espaciales", escrito en colaboración con Fred Ordway, Von Braun reconoce que "con su esfuerzo, Paulet ayudó a que el hombre llegara la luna".

Pedro Paulet se ha ganado un sitio en la historia como científico e inventor, la trascendencia de su obra ha merecido todo tipo de reconocimiento a nivel mundial y la fecha de su nacimiento (2 de julio) ha sido allí declarada oficialmente como el "Dia de la Ciencia y Tecnología Aeroespacial del Perú". A fines de 2006 recibió un nuevo reconocimiento por parte de su nación, cuando un ente gubernamental (CONIDA) lanzó el cohete científico "Paulet I".

Fuentes:
Álvaro Mejía Salvatierra (intelectual peruano, biógrafo de P. Paulet); escritos publicados por Sara Madueño Paulet de Vásquez y declaraciones periodísticas de Megan Paulet Wilquet; revista "Technology and Culture", artículo de Frederick Ordway; Diario "Crítica", Buenos Aires, 1944; Luis María Córdoba, coleccionista y modelista argentino, ACEMA; Museo Aeronaútico del Perú, Base Aérea de Las Palmas, Perú; Instituto de Estudios Históricos Aeroespaciales.

Excelente noticia de Diciembre de 2006:

PERU LANZO AL ESPACIO COHETE CONSTRUIDO EN EL PAIS

LIMA, 27 - Perú lanzó el Paulet I, el primer cohete sonda diseñado y construido por científicos peruanos de la Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial y expertos de la Fuerza Aérea.
     El cohete, bautizado con el apellido del precursor peruano de la aeronavegació n mundial Pedro Paulet, despegó desde la base de Punta Lobos, Pucusana, sur de Lima, y alcanzó una velocidad cinco veces superior a la del sonido, informó la prensa local.
     A los 100 segundos de despegar, el Paulet I había alcanzado 45 kilómetros de altura, tras lo cual cayó en el mar frente al balneario de Pucusana.

A fines de diciembre de 2006, la CONIDA (Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial del Perú) lanzó el "Paulet I", el primer cohete sonda diseñado y construido por científicos peruanos, en colaboración con expertos de la Fuerza Aérea de ese país. La CONIDA es el ente rector de las actividades aeroespaciales y sede de la Agencia Espacial del Perú. El cohete, bautizado con el apellido del precursor peruano de la investigación espacial don Pedro Paulet Mostajo, despegó desde la base de Punta Lobos, Pucusana (al sur de Lima, ciudad capital).- Según información emitida por CONIDA a medios locales, el lanzamiento de la nave (de 2,7 metros de longitud y 99 kilos de peso) fue la conclusión de un trabajo de más de dos años de planeamiento, estudio, investigaciones y ensayos en el que intervinieron más de 20 científicos entre ingenieros electrónicos, aeronáuticos, mecánicos, químicos, físicos y termodinámicos. El Coronel de la Fuerza Aérea Peruana don Wolfgang Dupeyrat (jefe institucional de Conida) dijo que con esta prueba el Perú pasa a formar parte del grupo de países que buscan su desarrollo espacial, y destacó el trabajo realizado por los científicos que participaron en esta empresa. Algunos de los investigadores principales son Lizandro Canales, un ingeniero químico dedicado al desarrollo de propelentes sólidos y Marcell Villanueva, un investigador e ingeniero aeronáutico. La encargada de presionar el botón de encendido del cohete científico fue Megan Paulet, hija de Pedro Paulet Mostajo, quien comentó con orgullo que "... por fin el sueño de mi padre se hizo realidad en el Perú. Los hijos y la familia de Pedro Paulet nos sentimos contentos y orgullosos de que sus conocimientos sirvan para la tecnología espacial del país".

Video del Lanzamiento del "Paulet I"

 

El "Paulet I" despegó elegantemente según informaron sus diseñadores y a los 100 segundos alcanzó los 45 kilómetros de altura. La duración del empuje fue de unos doce segundos, siendo el resto del vuelo de tipo inercial. A partir de allí, el "Paulet I" inició un arco de descenso en trayectoria libre balística, para caer en el mar frente al balneario de Pucusana. En este tipo de experiencias los costos de una expedición de recuperación del vector suelen exceder ampliamente los valores del equipo de carga útil, y por esa razón los investigadores generalmente deciden no recuperar el cohete o su carga y no incluir paracaídas ni otros medios de amortiguación en el descenso. Según declaraciones de CONIDA, este tipo de cohete es el primero en su generación y será utilizado -en próximas expediciones- para transportar diversos sensores y equipos que permitirán medir la alta atmósfera y sondear valores de presión, temperatura, humedad y otros asuntos de investigación. Se espera que el próximo desarrollo peruano -el cohete sonda "Paulet II"- alcance alturas de entre 100 y 120 Km, con una carga de pago de entre 15 y 25 Kg.

Principales características y medidas

Las características principales del cohete "Paulet I" fueron las siguientes:

Longitud Total 2730 mm.
Diametro exterior 206 mm.
Peso de combustible 64 Kg.
Peso Total al despegue: 99 Kg.
Carga Util: 5 Kg.
Altura máxima esperada: 60 Km; en el vuelo inaugural se alcanzaron unos 45 Km-
No posee sistema de guiado y se empleó estabilización aerodinámica (cuatro aletas trapezoidales).

El "Paulet I" posee una punta cónica, una elección lógica ya que se trata de un sólido de revolución de construcción sencilla, y de buenas características aerodinámicas, porque en función de sus características, medidas y diseño, se puede inferir que el "Paulet I" alcanzó un número Mach de algo más que 5. En este tipo de cono de nariz se suele emplear como remate un pequeño vértice construido en metal macizo (generalmente se emplea acero inoxidable), con el fin de agregar masa a la punta para emplearla como sumidero del calor generado cinéticamente a velocidades supersónicas.- Por esa misma razón -disipación térmica junto a resistencia mecánica- en este tipo de cohetes se emplea para las aletas un borde de ataque en acero, construyéndose el cuerpo de las mismas en aluminio. El motor 

Es meritorio el trabajo peruano en razón de haber logrado un propelente producido localmente. Según se informó, se diseñó un propelente sólido de tipo compuesto, empleando como ligante una base de poliuretano y usando perclorato de amonio como oxidante; en este tipo de formulaciones se usa -además- cierto porcentaje de combustible metálico (aluminio) y aditivos (emulsionantes, opacificantes, plastificantes, etc.). Este tipo de propelente compuesto posee una densidad de alrededor de 1.7 gr/cm3, y alcanza temperaturas de unos 3100 ° K.- El diseño interno del grano de propelente es de quemado radial cilíndrico (ánima hueca).- 

El tubo motor (carcaza) posee una costura soldada longitudinalmente, y está construido en lámina de acero de alta resistencia y con tratamiento térmico interno; las fuentes consultadas no brindan detalles, pero en este tipo de motor y con esas medidas se puede haber usado un "lining" ablativo formado por barrido de un recubrimiento de caucho sintético o de siliconas.- 

La tobera es de estructura de acero revestido interiormente (zona de garganta) con grafito de alta densidad y con amianto en polvo ligado con pegamentos fenólicos en el resto de su superficie.- 

Fuentes: 
Información y fotografías publicadas por CONIDA y Fuerza Aérea del Perú, en el dominio público; Revista "Aeroespacio" y Biblioteca Nacional de Aeronáutica, Fuerza Aérea Argentina; información técnica suministrada por Jorge Navesnik, coleccionista y modelista argentino, Grupo Artax, ACEMA; información general suministrada por Luis María Córdoba, coleccionista y modelista argentino, ACEMA.

No enviamos planos o indicaciones a pedido o por mail.- Si necesita más información para diseñar o construir cohetes, por favor lea detenidamente TODAS estas páginas web, suscribase al "Foro Cohetes", consulte el sitio web de la ACEMA o consulte mi libro "COHETES - Modelismo Espacial, Nivel Inicial

ADVERTENCIA - LEA ESTO:
Las informaciones publicadas en este sitio están destinadas a fines investigativos y científicos.- Por lo tanto, el autor y el servicio de Web Hosting no son responsables por el uso al que se destinen los conocimientos aquí vertidos ni las consecuencias de su empleo por personas maliciosas y/o inexpertas.- En caso tal que algunas de la informaciones aquí publicadas violen derechos legales, ruego se me ponga en conocimiento mediante un e-mail y corregiré el asunto a la brevedad.- Las opiniones aquí expresadas no están avaladas por mis empleadores.-
Esta página se actualizó por última vez el 08/06/07.